¿Cómo sobrevivir a una crisis de fe en momentos difíciles?

Cómo sobrevivir a una crisis de fe en momentos difíciles #CelestialStereo #RadioCristiana

La Palabra de Dios nos da una clara definición de la Fe, dice que es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreros 11: 1.


LEER TAMBIÉN:


Quizá es fácil hablar de esa certeza, de esa convicción cuando todo marcha bien, cuando vemos cómo Dios está obrando a favor nuestro, cuando todo es claro ante nuestros ojos, pero ¿Qué de aquel momento de oscuridad, cuando las circunstancias adversas llegan a nuestra vida?

En cierta ocasión los discípulos del Señor Jesús se atemorizaron terriblemente ya que se desencadenó una fuerte tempestad, sus vidas estaban en peligro. ¿Cómo podían ellos mantener su fe en esos difíciles momentos?,  el miedo les invadía.

Cuantas veces se han levantado grandes tempestades en nuestra vida, en las que hemos visto como nuestra barca se intenta hundir, los vientos golpean con furia nuestra vida y nos sentimos solos e indefensos, sentimos que nuestras fuerzas se agotan, llegan miles de preguntas a nuestra mente. ¿Será que el Señor es ajeno a nuestro dolor?, quizá pensamos que todo llego a su fin, tenemos una lucha interna tratando de que nuestra fe no mengue, mientras el enemigo de nuestra alma busca la manera de hacernos dudar del poderío de Dios, buscando la forma de derrotarnos y de que nuestra fe se haga trizas.

Los discípulos trataron de luchar por sus propias fuerzas, usaron  varias estrategias para combatir la tempestad, pero después de todo esto recordaron algo supremamente importante que habían pasado por alto ¡EL MAESTRO ESTABA EN LA BARCA!, en ninguna manera estaban solos, estaban más seguros que nunca, Sí, en medio de la tempestad, mientras la barca era fuertemente golpeada estaban en el refugio más seguro porque el Maestro estaba allí.

Es esa la clave para que nuestra fe no mengue en medio de la dificultad, que recordemos que el Maestro está en nuestra barca, el Maestro está en nuestra vida, ese Dios que nos ha formado, ese Dios que fijo su mirada en nosotros, ese Dios del cual dice el Salmista: Mi embrión vieron tus ojos, ese Dios que nos dice: Con amor eterno te he amado, ese Dios precioso, bondadoso y misericordioso está acompañándonos en todo momento, Él no es ajeno a nuestro sufrimiento.

Imaginemos un niño que está atravesando un valle oscuro, si ese pequeño está solo indudablemente siente gran temor a que algo malo le pueda suceder, pero si va caminando de la mano de su padre, se siente seguro, siente tranquilidad porqué sabe qué él lo protege, así mismo debemos tener paz y guardar la calma en medio de la angustia, porque el Padre amoroso cuida de nosotros.

No nos dejemos amedrantar por las circunstancias, recordamos que él que tiene poder sobre las circunstancias está a nuestro lado.

 

Viviana Gámez

Contadora Pública. Desde niña mi gran sueño, más que una carrera profesional, más que cualquier cosa que pueda desear es que Dios use mi vida para gloria suya, para salvación de los perdidos.

Artículos relacionados

Etiquetas:, , , ,

Comentar